Trelew
Soleado
28°C
Previsión 24 de septiembre, 2021
Día
Soleado
Soleado
28°C
Previsión 25 de septiembre, 2021
Día
Nuboso
Nuboso
29°C
Previsión 26 de septiembre, 2021
Día
Soleado
Soleado
15°C
Previsión 27 de septiembre, 2021
Día
Soleado
Soleado
18°C
 

Puerto Madryn
Más claros que nubes
26°C
Previsión 24 de septiembre, 2021
Día
Soleado
Soleado
28°C
Previsión 25 de septiembre, 2021
Día
Nuboso
Nuboso
29°C
Previsión 26 de septiembre, 2021
Día
Soleado
Soleado
15°C
Previsión 27 de septiembre, 2021
Día
Soleado
Soleado
17°C
 

Rawson
Soleado
28°C
Previsión 24 de septiembre, 2021
Día
Soleado
Soleado
28°C
Previsión 25 de septiembre, 2021
Día
Nuboso
Nuboso
29°C
Previsión 26 de septiembre, 2021
Día
Soleado
Soleado
15°C
Previsión 27 de septiembre, 2021
Día
Soleado
Soleado
18°C
 

Titulares

LA COLUMNA DE METADATA

Sprint final para los precandidatos y una campaña al rojo vivo donde todos juegan y “todo vale”

Campañas sucias, un paro de 120 horas en la antesala de las elecciones PASO, el PJ pone en la mira a la gestión de Arcioni, fondos para proselitismo por “goteo” y una semana caliente en las principales ciudades.

Las últimas semanas fueron tomando temperatura electoral en Chubut. La modorra y la tranquilidad que se vivió en las semanas previas a la contienda que definirá las internas y que exhibirá un primer muestreo de cómo y dónde están paradas las principales fuerzas políticas, se rompió.  

En Juntos por el Cambio se vive una interna feroz entre las listas del PRO que encabezan Ignacio “Nacho” Torres y Ana Clara Romero y la de la UCR que lideran Sergio Ongarato y Gustavo Menna.

Juntos por el Cambio afronta una elección decisiva para sus aspiraciones nacionales y provinciales de cara a 2023. Las legislativas, que tendrán su primer capítulo el próximo domingo, trazarán un “mapeo” de lo que piensa y lo que le ocurre a la gente. Su aprobación o rechazo al Gobierno nacional.

Lejos de entender esa ventana que se abre como una posibilidad para aspiraciones futuras, el PRO y la UCR no logran salir de esa disputa estéril de egoísmos y se baten en una interna feroz y con golpes bajos.  

Durante los últimos días hubo denuncias cruzadas entre la UCR y el PRO. El primer capítulo se dio cuando el diputado nacional radical Gustavo Menna tuvo que salir a explicar que había sido el único legislador de Chubut en el Congreso que rechazó el Consenso Fiscal firmado entre el presidente Alberto Fernández y los gobernadores.  

La aclaración de Menna se debió a una serie de aseveraciones que hicieron precandidatos de otras listas vinculadas a “defender la Provincia” en el Congreso, por eso el dirigente radical de Comodoro Rivadavia recordó que, en diciembre de 2019, de cinco diputados, el único que votó en contra del acuerdo que permitía subir los impuestos fue él.

Pero hubo un hecho más que irritó al radicalismo: La aparición de portales “fantasmas” con fake news, la mayoría sobre Menna y con campañas promocionales de esas notas con importes exorbitantes para un supuesto medio digital que fue creado en agosto de 2021.

Un “portal” con fake news generó malestar de la UCR con el PRO.

Esta situación provocó un terremoto político en Juntos por el Cambio y desde la UCR salieron sin vacilaciones a identificar al supuesto responsable: Atribuyeron la maniobra sucia y desleal a “Nacho” Torres, quien le restó importancia a ese trascendido que lo ponía en el centro de la escena.

Hay algo que está claro: El arcionismo no fue. El oficialismo provincial va por otros carriles, mostrando gestión y sin poner el foco de los ataques sobre un precandidato particular.

Tampoco fue el Frente de Todos, quien identifica más como rival al gobierno provincial y a Torres, que a Gustavo Menna.  

Frente a esto, las posibilidades se van achicando. Lo cierto, es que hay que desterrar esas viejas políticas y modos de hacer proselitismo en detrimento de otros. Son límites que no deben vulnerarse, pero al parecer, para algunos, “todo vale”.

SE TERMINÓ LA PAZ ENTRE EL FRENTE DE TODOS Y PROVINCIA

Previo al cierre de listas en PJ y en Chubut Somos Todos, hubo un secreto a voces que circuló en las principales mesas políticas de estos dos partidos: Bajar la pirotecnia verbal entre ambas estructuras, evitar fuego cruzado y realizar una campaña limpia cada uno por su lado frente a la necesidad de que el Gobierno Nacional pueda obtener las tres bancas que renueva en el Senado.

Fue una bajada de línea implícita que ningún dirigente de Chubut confirmó oficialmente. Ni en el arcionismo, ni en el PJ. Pero el pensamiento era y es lógico: Cristina Fernández necesita continuar con el control en la Cámara alta del Congreso de la Nación.   

Hasta la semana pasada, ese “acuerdo tácito” se mantuvo. Cada partido por su lado, evitando cruces y fuego cruzado.

Juan Pablo Luque, Carlos Linares y Florencia Papaiani cuestionaron al gobierno de Mariano Arcioni por diferentes temas.

Sin embargo, en los últimos días desde el Frente de Todos hubo una serie de ataques continuos a la gestión del gobernador Mariano Arcioni.

El primero de ellos fue Luque, quien deslizó que en Provincia “hay muy pocos funcionarios con ganas de trabajar”.

Siguió el precandidato a senador Carlos Linares, quien cuestionó al gobierno provincial por la toma de deuda permanente y la consecuente sangría que deja el pago de los intereses, temas que fueron publicados únicamente por Metadata Noticias.   

Lejos de ponerle un stand by a las críticas al Ejecutivo provincial, el Frente de Todos, a través de la precandidata a senadora Florencia Papaiani, abrió fuego por el retraso salarial y el impacto que eso generaba en el consumo, golpeando fuertemente al sector comercial.

Papaiani también arremetió por la crisis educativa en Chubut, planteando el interrogante de qué futuro podía tener Chubut si hace más de 3 años que los jóvenes no tienen clases regulares en la Provincia.    

En Chubut Somos Todos o Chubut Primero, masticaron bronca, contaron hasta 100 y consignaron no responder y seguir enfocando la campaña en la gestión a través de Federico Massoni, Fabián Puratich y Vanesa Abril.

LOS GREMIOS TAMBIÉN JUEGAN SU CAMPAÑA

Los sindicatos están teniendo un rol preponderante en la campaña electoral. En algunos casos por acción y en otros por omisión. Para hacer un análisis profundo, es necesario dividir la participación de los gremios en dos grandes grupos.

El primero de ellos, está vinculado al sindicalismo que visibiliza su juego político sin miramientos en la contienda y actúa en consecuencia a ese paradigma. El caso más emblemático es el Sindicato de la Salud Pública.

El secretario general Carlos “Caíto” Sepúlveda, anunció hace siete días una paro de 120 horas, pero no fue para esta semana en curso, sino para la próxima, que será la antesala de las elecciones PASO.

“Caíto” Sepúlveda se metió de lleno en la campaña electoral y anunció un paro de 120 horas a partir de mañana.

Fue una jugada arriesgada que no pasó desapercibida y que pagó costo político: Ninguno omitió que el paro de cinco días era para marcarle la cancha al ministro de Salud y precandidato a diputado nacional por Chubut Primero, Fabián Puratich, en la misma semana que se realizarán las PASO.

La maniobra del Sisap tuvo “cero elegancia” y disimulación y posiblemente impacte en el acatamiento que tenga la medida de fuerza. Muchos trabajadores de la Salud están de acuerdo con el reclamo incesable de mejoras salariales, paritarias y recategorizaciones, pero no a través del “juego sucio” de la política.

Confundir y entremezclar un reclamo válido, real y concreto con las elecciones no cayó bien en todos los sectores del sistema sanitario provincial.

La Atech, con Santiago Goodman a la cabeza, fue mucho más sensata en sus formas: Continúa con la batalla silenciosa y artesanal para lograr una recomposición salarial tras 20 meses de haberes congelados, pero sin grandes anuncios ni medidas drásticas.

Entienden que el sindicalismo también atraviesa por un fuerte dilema de pérdida de credibilidad y en base a eso, decidieron no entrar al complejo juego de la campaña electoral.  

En el segundo grupo aparecen gremios poderosos como Luz y Fuerza, Camioneros, Petroleros Privados y Jerárquicos y Empleados de Comercio, entre los más relevantes.

Este segundo pelotón adoptó una metodología mucho más inteligentes: Le están haciendo “vacío” a todos los partidos, muestran su propia agenda, instalan la discusión como la de la empresa de energía, el problema de las obras sociales sindicales producto de la “voracidad” de la Asociación Médica del Este del Chubut (AMECh) y se despegaron en forma categórica de las elecciones, mostrando su disconformidad con todos los partidos debió a la falta de representantes gremiales en el armado de las listas de candidatos.  

Héctor González de Luz y Fuerza y Jorge Taboada de Camioneros imponen agenda paralela en medio de la campaña electoral.

Héctor González de Luz y Fuerza; Jorge Taboada de Camioneros; Alfredo Beliz de Empleados de Comercio; y en menor medida Jorge “Loma” Ávila de Petróleo y Gas Privado del Chubut, minimizaron la elección, la corrieron de su agenda y armaron la propia.

Fue una forma estratégica de mostrar desacuerdo con todas las listas y todos los precandidatos.   

¿Y LOS FONDOS?

Los fondos para hacer campaña escasearon en Chubut, salvo casos excepcionales. Las partidas que le correspondía a cada alianza son un misterio y muchos precandidatos lo siguen reclamando.

Hace mucho tiempo, las cosas eran diferente. Los dirigentes políticos sacaban la billetera y no dudaban un segundo en aportar lo que sea necesario – en muchas ocasiones hasta lo que no tenían – para financiar la campaña política. No había viáticos, tickets de combustibles y los fondos nacionales era una segunda opción.

Los tiempos cambiaron y desde un buen tiempo a esta parte, poner la mano en el bolsillo resulta la segunda opción o cuando ya no quedan alternativas.   

Hasta el martes de esta semana, una persona que va como titular para el Senado dijo a Metadata: “A mí todavía no me dieron nada, espero que para las generales sea diferente”.

En el Frente de Mujeres Justicialistas reclamaba hasta hace 10 días los fondos de campaña que le correspondían al Frente de Todos.

Uno de los dirigentes que sigue de cerca la campaña de una alianza política le quitó dramatismo y bromeó: “Los fondos que reciben los partidos llegan por goteo, como los de Economía a la Legislatura y al Poder Judicial”.

Los cierres de campaña prometen elevar la temperatura en unas PASO atípicas por la pandemia y por el desinterés cada vez mayor que despiertan las elecciones legislativas y más aún, primarias.

Compartir: