Trelew
Despejado
17°C
Previsión 26 de noviembre, 2022
Día
Soleado
Soleado
28°C
Previsión 27 de noviembre, 2022
Día
Más nubes que claros
Más nubes que claros
28°C
Previsión 28 de noviembre, 2022
Día
Más claros que nubes
Más claros que nubes
31°C
Previsión 29 de noviembre, 2022
Día
Más nubes que claros
Más nubes que claros
26°C
 

Puerto Madryn
Parcialmente Cubierto
18°C
Previsión 26 de noviembre, 2022
Día
Soleado
Soleado
31°C
Previsión 27 de noviembre, 2022
Día
Parcialmente Soleado
Parcialmente Soleado
31°C
Previsión 28 de noviembre, 2022
Día
Calor
Calor
33°C
Previsión 29 de noviembre, 2022
Día
Nuboso
Nuboso
29°C
 

Rawson
Despejado
17°C
Previsión 26 de noviembre, 2022
Día
Soleado
Soleado
28°C
Previsión 27 de noviembre, 2022
Día
Más nubes que claros
Más nubes que claros
28°C
Previsión 28 de noviembre, 2022
Día
Más claros que nubes
Más claros que nubes
31°C
Previsión 29 de noviembre, 2022
Día
Más nubes que claros
Más nubes que claros
26°C
 

Titulares

Mario Abel Amaya: A 44 años del crimen del defensor de presos políticos por el que lloró Raúl Alfonsín

El exdiputado nacional fue asesinado por la dictadura. Hoy se conmemoran 44 años de la muerte del abogado que defendía a presos políticos. El Frente Radical Amaya Chubut realizará un Zoom a las 19 horas para homenajearlo con la presencia de Federico Storani.

“Vengo a despedir a un hombre calumniado”, grita Raúl Alfonsín en la soledad del cementerio de Trelew, acompañado de un puñado de familiares y dirigentes radicales, custodiados todos por una guardia militar que se esfuerza poco por pasar desapercibida.

En aquel final de octubre, pero de hace 44 años, Alfonsín despedía con emoción y en medio del miedo a Mario Abel Amaya, abogado de presos políticos, puntal del alfonsinismo en la Patagonia y exdiputado nacional que había muerto días atrás, el 19 de octubre de 1976, luego de meses de torturas en la cárcel de Rawson y tras agonizar en una cama del hospital de la cárcel de Villa Devoto. Tenía solo 41 años.

La dictadura militar había tenido pocas contemplaciones. Condenó a la muerte a aquel dirigente radical al que culpaba de “defender a la guerrilla marxista”, y que comenzaba, entonces y de manera trágica, a convertirse en mito para las viejas y nuevas generaciones de radicales.

Como dirigente estudiantil reformista en la Córdoba de los años sesenta, abogado del líder metalúrgico Agustín Tosco y amigo personal del líder del ERP, Mario Santucho, Amaya excluyó siempre a la violencia como herramienta política, una violencia que tanto el propio ERP como Montoneros consideraban la “única vía” para luchar contra las dictaduras.

Luis “Changui” Cáceres, fundador de la Junta Coordinadora de la UCR en 1968, contaba la cerrada negativa de Amaya cuando llegó un día a su despacho en busca de una “pista” para conseguir armas, moneda corriente en aquel país en el que las bandas armadas de derecha e izquierda se “tiraban muertos” casi a diario.

“Mario era un tipo que iba contra todo autoritarismo, gran parte de los presos políticos que defendía no necesariamente habían participado de la lucha armada, cuando Tosco o Raimundo Ongaro van presos lo hacen porque eran sindicalistas combativos. Defendía a presos que consideraba estaban ilegalmente detenidos. De hecho no tenían causas judiciales, estaban a disposición del Poder Ejecutivo”, dice Daniel González, secretario de prensa de Amaya en sus años en el Congreso (1973-76).

A 44 años de su muerte, y tal vez porque su vida fue truncada en plena madurez, Amaya sigue siendo un amargo símbolo de la inaudita violencia setentista. Las interpretaciones sobre su legado político son variadas y tanto el radicalismo como la izquierda y el kirchnerismo han intentado, con mayor o menor autoridad moral y apego a la verdad histórica, “apropiarse” de la figura de ese dirigente tan frágil de salud como valiente en actividad y decisiones políticas.

Amaya, por cierto, no fue el único “mártir” radical en aquellos años de violencia y sinrazón. Su nombre se entremezcla de manera contundente con otros abogados de presos políticos y militantes radicales como el rosarino Felipe Rodríguez Araya, asesinado por la Triple A de José López Rega en 1975; y los del platense Sergio Karakachoff y el tucumano Angel Pisarello, ambos torturados y asesinados por el llamado Proceso de Reorganización Nacional. Los hubo también de otros partidos, como el socialista Alfredo Bravo, que salvó milagrosamente su vida luego de estar desaparecido trece días.

Nacido y criado en la despoblada Patagonia de los años treinta y cuarenta, Amaya se acercó a la UCR cuando el peronismo hegemonizaba el poder y la sociedad, y peleó desde los centros de estudiantes universitarios de Córdoba y Tucumán por valores como el laicismo en la enseñanza y los derechos de los jóvenes. A sus 20 años integró los “comandos civiles” que contribuyeron a derrocar a Juan Perón en 1955, pero terminó, con el correr de los años, cambiando de postura: su socio, el abogado peronista David Patricio Romero, así lo corrobora años después, al igual que su amistad con dirigentes de cuño peronista como Rodolfo Ortega Peña o Julio Bárbaro.

Fuente: La Nación

Compartir: