Trelew
Soleado
11°C
Previsión 29 de junio, 2022
Día
Ventoso
Ventoso
11°C
Previsión 30 de junio, 2022
Día
Parcialmente Soleado
Parcialmente Soleado
12°C
Previsión 1 de julio, 2022
Día
Chubasco
Chubasco
9°C
Previsión 2 de julio, 2022
Día
Más claros que nubes
Más claros que nubes
11°C
 

Puerto Madryn
Soleado
11°C
Previsión 29 de junio, 2022
Día
Ventoso
Ventoso
11°C
Previsión 30 de junio, 2022
Día
Más claros que nubes
Más claros que nubes
12°C
Previsión 1 de julio, 2022
Día
Chubasco
Chubasco
9°C
Previsión 2 de julio, 2022
Día
Más claros que nubes
Más claros que nubes
11°C
 

Rawson
Soleado
11°C
Previsión 29 de junio, 2022
Día
Ventoso
Ventoso
11°C
Previsión 30 de junio, 2022
Día
Parcialmente Soleado
Parcialmente Soleado
12°C
Previsión 1 de julio, 2022
Día
Chubasco
Chubasco
9°C
Previsión 2 de julio, 2022
Día
Más claros que nubes
Más claros que nubes
11°C
 

Titulares

Los desafíos productivos de la Meseta para los próximos 30 años

Por Leandro Cavaco para Metadata *

Intentar explicar el estado actual del sector ganadero en la Meseta Central, analizando la política del MAGIyC (ex MP) de los últimos 4 años es insuficiente.

El deterioro de la actividad (como actividad económica) comenzó a las pocas décadas de comenzar el poblamiento de la Meseta Central con ovinos. Y la principal causa del deterioro fueron las decisiones macroeconómicas que el Estado Nacional tomó desde ese entonces hasta estos días.

Sólo a modo de referencia, las variables macro y microeconómicas, han generado un efecto negativo a lo largo del tiempo, infinitamente superior al efecto positivo que cualquier política sectorial reconocida ha logrado (Implementación de las denominadas Ley Ovina y Ley Caprina, Programas Prolana y Mohair, Programas de Mejoramiento Genético, Programas de multiplicación de fuentes de agua, etc).

Son las decisiones macroeconómicas las que inclinan la balanza sobre el sector. La falta de conectividad y el avance de la predación son consecuencia de lo anterior y no, como se pretende explicar en el artículo, causa del problema.

Paralelamente, el mundo evolucionó. La vida rural ya no es opción para miles de habitantes de esta tierra. La migración del campo a la ciudad es un fenómeno continuo, en Argentina y en el resto del mundo. Lógicamente también en la Meseta Central.

El acceso a la educación, a la salud, al esparcimiento y al mundo de los negocios y oportunidades ayudan a explicar el asunto. Cuando los primeros ganaderos se establecieron en la región, durante las primeras décadas del siglo pasado, lo hicieron junto a sus familias.

La mano de obra familiar convirtió a esas tierras inhóspitas en productivas. Eso ocurrió, en términos generales, hasta la década del 70. Hasta aquellos años el valor de la lana, en términos constantes era entre 5 y 10 veces superior al actual. Del campo, primero se fueron las mujeres y sus hijos. Fueron a las ciudades, por cuestiones vinculadas a la educación y la salud. Después se fue el Productor, por cuestiones económicas y, lógicamente, familiares.

El trabajo familiar fue reemplazado con empleados permanentes o “medianeros”, quienes fueron con sus familias. Ante el continuo deterioro de los términos de intercambio, las familias de estos también abandonaron los predios y los campos fueron quedando cada vez más solos. La continua falta de rentabilidad llevó a limitar al máximo la mano de obra ocupada.

Paralelamente, los medios que disponía cada empleado cada vez fueron más escasos. Ante esta circunstancia, el productor, para sobrevivir, buscó otro empleo u otra actividad, manejando sus predios a partir de ese momento de manera “part time”. Y así llegamos al día de hoy. Establecimientos subdivididos por interminables sucesiones familiares ya no conforman unidades económicamente viables.

Productores descapitalizados ya no pueden enfrentar cuestiones básicas de manejo (manejo de la predación, manejo del agua, manejo del pastoreo, mantenimiento de la infraestructura, etc).

Detener este proceso requiere de ingentes recursos económicos para tan sólo intentar equiparar la calidad de vida de los pobladores rurales con las del resto de los habitantes de la provincia.

leandro cavaco, ministro de AGRICULTURA, GANADERÍA Y COMERCIO DE CHUBUT

Rutas, redes eléctricas, gas, internet, escuelas y colegios, centros de salud, etc. Y muchos recursos más para volver a generar unidades ganaderas económicamente viables. Desde el Gobierno de Chubut, a través del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Comercio, intentamos morigerar la decadencia del sector.

EL PLAN GANADERO NECESITA DE RECURSOS

El aludido Plan Ganadero requiere de financiamiento por parte del Estado Provincial. Su implementación no depende sólo de la buena voluntad de los funcionarios de turno.

Con los recursos humanos, físicos y económicos que hoy contamos, acompañamos a cientos de productores en cuestiones vinculadas a la mejora de la producción y comercialización de lana y mohair ( fortalecimiento y creación de Centros de Acopio en distintos lugares de la Meseta que permiten la mejor clasificación y presentación del producto bajo estándares PROLANA, con la consecuente mejora en el valor de venta de los mismos), manejo de la predación, manejo de la sanidad animal, adecuación de la oferta forrajera a la demanda animal, formación de oficios rurales, certificación de prácticas vinculadas al bienestar animal, a la producción orgánica, generación del DUT, la EGA, el trabajo permanente desde el área de Sanidad animal e inocuidad alimentaria en la mejora de las plantas frigoríficas y mataderos de la provincia, etc.

Todos ellos, temas que fueron puestos de interés en el Plan Ganadero. Del mismo modo es menester mencionar que en estas circunstancias el despoblamiento, por goteo, es inevitable.

No tenemos ninguna intención de ocultar la realidad. El Ministerio apuesta a la reconversión del sector, por ello, busca fuentes de financiamiento genuinas que apalanquen este proceso.

En cuanto a los datos publicados correspondientes a la Meseta, vale mencionar que según los datos obtenidos en la EGA 2018 (Encuesta Ganadera Provincial obligatoria) la misma de valor estadístico.

Teniendo en cuenta los Departamentos involucrados en Meseta Central: Telsen, Gastre, Cushamen, Languiñeo, Paso de Indios, Mártires según datos oficiales las existencias ovinas son de 866.331 con una baja respecto a la EGA 2014 del 35% y de existencias bovinas 14.256 con una baja respecto de la Ega 2014 del 11%.

Cabe mencionar que aparte de la coyuntura económica y social mencionada en los últimos 10 años la zona de la Meseta se ha visto perjudicada por eventos climatológicos muy adversos como la extensa sequía, plagas, lluvias intensas, nevadas y la caída de cenizas del volcán Puyehue.

* Ministro de Agricultura, Ganadería y Comercio de la provincia del Chubut desde 2018 hasta la actualidad. Licenciado en Comercio Internacional y Posgrado en Negocios Internacionales.

Compartir: