Trelew
Mayormente Despejado
13°C
Previsión 8 de diciembre, 2021
Día
Más nubes que claros
Más nubes que claros
16°C
Previsión 9 de diciembre, 2021
Día
Más claros que nubes
Más claros que nubes
18°C
Previsión 10 de diciembre, 2021
Día
Soleado
Soleado
31°C
Previsión 11 de diciembre, 2021
Día
Parcialmente Soleado
Parcialmente Soleado
31°C
 

Puerto Madryn
Mayormente Nuboso
12°C
Previsión 8 de diciembre, 2021
Día
Más nubes que claros
Más nubes que claros
17°C
Previsión 9 de diciembre, 2021
Día
Más claros que nubes
Más claros que nubes
21°C
Previsión 10 de diciembre, 2021
Día
Soleado
Soleado
31°C
Previsión 11 de diciembre, 2021
Día
Ventoso
Ventoso
31°C
 

Rawson
Más claros que nubes
13°C
Previsión 8 de diciembre, 2021
Día
Más nubes que claros
Más nubes que claros
16°C
Previsión 9 de diciembre, 2021
Día
Más claros que nubes
Más claros que nubes
18°C
Previsión 10 de diciembre, 2021
Día
Soleado
Soleado
31°C
Previsión 11 de diciembre, 2021
Día
Parcialmente Soleado
Parcialmente Soleado
31°C
 

Titulares

Más de 3.500 personas acudieron a la Comisaría de la Mujer de Trelew por casos de violencia y conflictos familiares

La post-pandemia volvió a poner de relieve una problemática que sigue creciendo en Trelew: la violencia contra las mujeres y los conflictos familiares en los que hay menores de por medio. La Comisaría de la Mujer recibe en promedio 300 casos mensuales de los cuales 100 se formalizan en denuncias penales y 70 derivan en actas que dan lugar a medidas cautelares como la prohibición de acercamiento del agresor.

La jefa de la Comisaría de la Mujer, Mariel Piriz, apuntó que desde enero hasta la fecha atendieron a 3.585 personas entre las que se encuentran mujeres víctimas de casos violencia, hombres que buscan asesorarse por la custodia de los hijos, familiares que conocen alguna situación que les preocupa y, en menor medida, integrantes del colectivo LGTB.

Las más de 3.500 consultas no se reducen a casos de violencia de género, sino que comprenden un universo mucho más amplio de problemáticas vinculadas con las relaciones familiares de primer y segundo grado, es decir, el entorno más cercano de las víctimas.

El número alto de consultas, por un lado, revela que son cada vez más las personas que rompen los muros y se animan a hablar, y esto es un signo positivo en estos tiempos en que las sutiles y brutales formas de violencia adquieren otra visibilidad en la escena pública.

Pero al mismo tiempo, la cifra pone en evidencia que la problemática se reactivó y está más vigente que nunca hoy en la post pandemia después de la merma considerable de casos que hubo el año pasado durante las restricciones del Covid. Piriz 2.mp3

De las exposiciones de las 3585 personas que recibieron este año en la Comisaría de la Mujer, se iniciaron 869 causas penales en Trelew -son más de 900 porque varias fueron derivadas a otras jurisdicciones-. Hay casos que no pueden ser encuadrados dentro de las tipificaciones del Código Penal y, por lo tanto, no prosperarían como denuncias penales.  

Estos últimos casos quedan registrados como “actas de conflictividad de violencia de género y/o conflictividad familiar”,y le permiten a la víctima llevar adelante medidas cautelares para resguardar su integridad.En la actualidad, hay 547 personas que iniciaron “actas de conflictividad”, y tienen la posibilidad de elegir si solicitan o no  medidas cautelares.

LA FORMA DEL MIEDO

La violencia contra la mujer adquiere las formas brutales de agresiones físicas y abuso sexual, y otras más sutiles como el maltrato psicológico o el abuso económico por parte de un hombre.

La forma de la violencia no distingue estatus ni clases sociales.  A menudo las mujeres de bajos recursos son quienes más se acercan a la Comisaría de la Mujer a denunciar a su agresor mientras que las mujeres de clase media y alta, con mayor poder adquisitivo, recurren a un abogado particular y van directo a la Justicia.

Mariel Piriz, Jefa de la Comisaría de la Mujer en la ciudad de Trelew. Foto: Canal 12

“No hay edad ni clases sociales; sí puedo decir que por lo general la clase social de nivel más bajo es por lo general quien más se acerca a denunciar.  No quiere decir que sea exclusivo de esa clase, quiere decir que son las personas que buscan ayuda desde la Defensoría Pública, el Ministerio Público Fiscal, las organizaciones, los centros integrales para salir de ese ciclo de violencia”, afirma Piriz.

Según datos de la Comisaría de la Mujer, los casos de violencia más frecuente son lesiones, amenazas y hechos de abuso sexual que las víctimas se animan a denunciar después de largos años de silencio. El 80 por ciento de las denuncias de abuso sexual que recibieron este año en Trelew corresponden a hechos de un pasado más o menos lejano.

También suele ocurrir a menudo que la mujer que denuncia al agresor restablece el vínculo pasado un tiempo, con la esperanza y bajo la promesa de que este va a cambiar.Piriz reconoce que es considerable la cantidad de este tipo de casos que existen al día de hoy.

“Normalmente sucede que la mujer que efectiviza una denuncia penal normalmente pasa un tiempo y retoma la relación vuelve a suceder, estamos dentro del ciclo de violencia. Lamentablemente es alto el número de casos que retoman la relación y eso es por falta de acompañamiento psicológico”, señala.

Por otro lado, Piriz indicó que la “dependencia económica” es uno de los principales factores que atan a una mujer que es víctima de violencia a su agresor. Pero también sucede a la inversa: la mujer es la única que trabaja y el hombre desencadena la espiral de violencia.

“Es importante que puedan tener un sustento económico y es un gran problema en muchos de los casos, porque se sienten vulneradas y con la obligación de tener que volver. Hay mujeres que tienen trabajo y así y todo son víctimas de episodios de violencia estando con hombres que no trabajan”, sostiene la jefa de la Comisaría de la Mujer

A su vez, Piriz se preocupa por derribar el mito de que el alcoholismo y la droga son los factores excluyentes que vuelven violentos a los hombres. “Son un agravante el alcohol y la droga, pero no es la justificación de los hechos de violencia. Hay mujeres que creen que porque una persona ingiere alcohol ese momento es agresivo cuando en realidad la persona tiene conductas agresivas de por sí, y se envalentona a partir de ingerir alcohol o determinadas sustancias”, explica.

ANIMARSE A DAR EL PASO

Por lo general, es difícil que las mujeres víctimas de violencia de cualquier tipo se animen a denunciar al agresor, de acuerdo con la opinión de especialistas en la materia. Es por esta razón que el solo hecho de que una mujer o un tercero se acerque a la comisaría a exponer una situación de violencia, ya es un gran paso.

“La persona que logra llegar da un gran paso, no es fácil acercarse a la comisaría, no es fácil acercarse al centro integral de la mujer a una ONG a pedir ayuda, incluso hay mujeres que se han acercado al Centro Integral de la Mujer que reciben un acompañamiento, se animan y dan un primer paso para presentar una denuncia penal”, remarca Piriz.

Las mujeres que denuncian son recibidas en una oficina en la Comisaría de la Mujer por un lapso de entre una y dos horas para brindarle toda la contención necesaria.  Detrás de toda denuncia hay una historia de silencios ominosos, relaciones frustradas y vidas destrozadas. De ahí la importancia de detectar las primeras señales de alarma en los comienzos de la relación.

“Los excesos de violencia en una relación arrancan ya desde la etapa del noviazgo. Hay gente que conformó la pareja desde los 17 ó 18 años, y eso ha ido en crecimiento y cuando los hijos ya no están dicen basta; otras personas arrancan una relación a los 20 ó 24 años y, por el cambio cultural, toman la decisión de terminar con esas situaciones de conflicto antes”, describe Piriz.

EL CERCO DE VIOLENCIA

La clave está en actuar rápido: llamar al 101, dar aviso a la Policía, que el patrullero llegue a tiempo y demore al agresor en flagrancia, cuando este rompe el cerco perimetral y está acechando a la víctima. En la mayoría de los casos en la práctica esto no sucede.

La Policía se encarga de velar por el cumplimiento de las medidas de prohibición de acercamiento que la Justicia dicta contra los agresores de las víctimas mujeres.  Según Piriz, es imprescindible que las mujeres llamen al 101 no bien advierten que el agresor rompió el cerco perimetral para que este pueda ser demorado.

La Jefa de la Comisaría de la Mujer remarca que es importante que la víctima efectúe la denuncia penal toda vez que el agresor rompe el cerco perimetral para que esto quede asentado en la Justicia. Hay casos en que los agresores han sido recluidos en prisión durante varios meses por incumplir las medidas dispuestas por el juez.

“Si la persona es demorada en flagrancia dentro del radio cautelar queda detenida porque incumplió orden de un juez; no puede ser detenida si no está dentro del perímetro establecido, porque estaríamos recayendo en una privación ilegítima de la libertad”, concluye Piriz.

Compartir: