Trelew
Cubierto
13°C
Previsión 10 de agosto, 2022
Día
Más nubes que claros
Más nubes que claros
17°C
Previsión 11 de agosto, 2022
Día
Más claros que nubes
Más claros que nubes
17°C
Previsión 12 de agosto, 2022
Día
Ventoso
Ventoso
18°C
Previsión 13 de agosto, 2022
Día
Más nubes que claros
Más nubes que claros
16°C
 

Puerto Madryn
Cubierto
13°C
Previsión 10 de agosto, 2022
Día
Más nubes que claros
Más nubes que claros
13°C
Previsión 11 de agosto, 2022
Día
Más claros que nubes
Más claros que nubes
17°C
Previsión 12 de agosto, 2022
Día
Ventoso
Ventoso
19°C
Previsión 13 de agosto, 2022
Día
Más nubes que claros
Más nubes que claros
16°C
 

Rawson
Cubierto
13°C
Previsión 10 de agosto, 2022
Día
Más nubes que claros
Más nubes que claros
17°C
Previsión 11 de agosto, 2022
Día
Más claros que nubes
Más claros que nubes
17°C
Previsión 12 de agosto, 2022
Día
Ventoso
Ventoso
18°C
Previsión 13 de agosto, 2022
Día
Más nubes que claros
Más nubes que claros
16°C
 

Titulares

Aluar, la empresa que erigió las bases del crecimiento de Puerto Madryn

La productora de aluminio se instaló en la ciudad en 1971 y tres años después ya estaba en pleno funcionamiento. Fue la impulsora de la metamorfosis de Madryn: Pasó de ser un pueblo a una de las principales ciudades de Chubut. El impacto económico, social y el efecto derrame sobre el sector comercial.

“Cuando miras una ciudad, es como leer las esperanzas, las aspiraciones y el orgullo de todos los que la construyeron”, solía decir Hugh Newell Jacobson, un famosos arquitecto estadounidense que se destacó por diseñar la casa de Jacqueline Kennedy Onassis en Martha’s Vineyard durante la década de 1980.

Sin lugar a dudas, Aluminio Argentino SAIC, fue uno de los constructores de ilusiones y futuro en Puerto Madryn.

Su desembarco en la ciudad del Golfo fue el punta pie inicial para algo grande, para dar el salto definitivo de un lugar que tenía hasta ese entonces la esencia de un pueblo, para avanzar y erigirse como una gran ciudad.

A modo de ejemplo, la Madryn de la década de los 70 apenas contaba con un puñado de habitantes. Según vecinos de aquella época, no había más de 5.000 vecinos en la ciudad.

La llegada de Aluar generó un efecto contagio: La búsqueda de empleo obligó a la empresa no solo a recorrer la Provincia para buscar ingenieros, arquitectos y técnicos, sino que también tuvo que traspasar las fronteras de Chubut.

Trabajadores de Mendoza, Córdoba, Buenos Aires, Santa Fe y otras provincias desembarcaban en Madryn para sumarse a la construcción de la planta de Aluar y con eso, todas sus respectivas familias.

El movimiento fue impresionante. El salto poblacional, igual. Ni siquiera el desembarco galés en 1865 frente a las costas de Puerto Madryn pudo generar con el tiempo el movimiento que generó Aluar más de 100 años después.

La construcción de la planta que inició e 1971 y su puesta en marcha en 1974, fueron el trampolín que cambió para siempre la matriz de Puerto Madryn.

Pero Madryn no se quedó atada a Aluar y aprovechó el impulso y el movimiento que generó la empresa productora de aluminio para convertirse en lo que es hoy: Una ciudad industrial pujante, la tracción del sector pesquero, una de las principales receptoras de turismo nacional e internacional en Chubut, con una costanera remodelada, con una diversa oferta gastronómica y hotelera, una propuesta cultural atractiva y un mar que convoca a las ballenas y brinda uno de los espectáculos naturales más hermosos del mundo.

EL EFECTO DERRAME EN LA ECONOMÍA DE MADRYN

La empresa líder de Argentina en producción de aluminio no solo emplea a más de 2.000 trabajadores en relación de dependencia, sino que, además, genera una explosión de mano de obra fuera de la planta.

Comercios, prestadores de servicios, empresas constructoras y PyMEs están ligadas directa o indirectamente con la producción de aluminio en Madryn. Desde la ropa, hasta guantes, elementos de seguridad, limpieza, transporte y materiales.

Trabajadores de la empresa de aluminio con la primera colada realizada en agosto de 1974.

Miles de familias viven directa e indirectamente de lo que produce Aluar en su planta. El movimiento económico que genera es exponencial y durante mucho tiempo fue prácticamente la única industria que movilizaba a la ciudad de Madryn.

Posteriormente, se sumaron la pesca, el turismo y las inversiones vinculadas a energías renovables.   

ALUAR EN NÚMEROS

De acuerdo al balance del año pasado, la empresa cuenta con 2.150 empleados directos, de los cuales 1.443 se desempeñan en la planta de aluminio en Puerto Madryn, 460 en Abasto y 247 en Buenos Aires.

En cuanto a la producción de aluminio, la compañía tiene una capacidad de 460.000 toneladas al año con una pureza del producto del 99,83%.

Aluar se ha diversificado en los últimos años y ha conquistado nuevos mercados. Del total de la producción, el 80% se comercializa en el mercado externo, lo que representa aproximadamente 332.799 toneladas, mientras que el 20% abastece prácticamente a todo el mercado interno, significando 81,539 toneladas.

Los países receptores del producto que nace en la planta de Puerto Madryn y que sale al mundo a través del Muelle Almirante Storni son Estados Unidos, México, países de América Latina con Brasil a la cabeza y los continentes de Europa y Asia.

En torno a los productos con mayor participación en las exportaciones se encuentra el aluminio puro con 198.424 toneladas anuales y con una incidencia del 60%. Lo sigue los barrotes con 86.509 toneladas al año (representa el 26%) y el alambrón con 33.971 toneladas (10%).

En último lugar quedan los “aleados” con un impacto del 4% producto de las 13.895 toneladas que se exportan anualmente.

EMPRESA DE CAPITALES NACIONALES

Aluar es una compañía de capitales nacionales gestionada de acuerdo a los más exigentes parámetros internacionales de la industria y en permanente evolución.

Desde sus inicios triplicó la capacidad de producción de aluminio de 140.000 toneladas gracias a un constante plan de inversiones, lo que le permite hoy abastecer completamente el mercado local con aproximadamente el 20% de su volumen producido, exportando el otro 80% a países como Estados Unidos, México, Brasil, Japón y Alemania, entre otros.

Aluar, la empresa que erigió las bases del crecimiento de Puerto Madryn.

En la División Primario se materializa la mayor parte de las operaciones de Aluar, con una capacidad de producción de aluminio primario de 460.000 toneladas anuales en su planta de Puerto Madryn. Allí se producen placas, lingotes, barrotes, alambrón y aleaciones de aluminio para abastecer a las más diversas industrias, construcción, automotriz, packaging, líneas de transmisión de energía, entre otras.

La División Elaborados representa el siguiente eslabón en la cadena productiva, que posibilita que el aluminio puro sea transformado en extruidos y en laminados que proveen a un gran número de industrias, desde las fachadas de edificios hasta los packagings de alimentos comestibles. Estos productos con alto valor agregado son fabricados en la planta situada en la localidad de Abasto, provincia de Buenos Aires, que cuenta con una capacidad de producción de 35.000 toneladas anuales.

DIVERSIFICACIÓN

A lo largo de sus 48 años de vida, Aluar mantuvo firme su visión e identidad histórica, expandiendo sus actividades hasta lograr un elevado grado de integración vertical en la cadena de producción y comercialización del aluminio, tanto aguas abajo con la producción de extruidos y laminados como aguas arriba en la producción y transporte de energía eléctrica, mediante la adquisición de la concesión sobre Hidroeléctrica Futaleufú – generadora de energía eléctrica – y con la participación en la transportadora de energía eléctrica en alta tensión Transpa S.A.

Hidroeléctrica Futaleufú.

La Empresa continuó diversificando sus actividades productivas y comerciales y en el año 2002 adquirió INFA S.A. una empresa especializada en la ejecución de soluciones integrales para proyectos de ingeniería, fabricación, construcción, montajes y servicios industriales.

ENERGÍA EÓLICO PARA SATISFACER SUS NECESIDADES

Aluar se metió de lleno en las energías renovables. En los últimos años, grandes empresas e industrias se interesaron por la construcción de parques eólicos con el objetivo de abastecer de energía a sus plantas y producciones.

En simultáneo, el objetivo también apunta a reducir costos, emisiones de carbono y apostar a la energía del futuro como lo son las renovables, que son mucho más amigables ambientalmente.  

En este marco, Aluar invirtió millones de dólares para edificar su granja eólica que se encuentra a 20 kilómetros de Puerto Madryn y con la que abastece en parte a la planta principal y, en forma completa, a Fate que otra de las compañías del grupo.

Aluar anunció la puesta en marcha de la cuarta etapa de su Parque Eólico con una inversión de u$s 130 millones.

El Parque Eólico Aluar cuenta con un total de 45 aerogeneradores cuya potencia total instalada es 164,8 MW en sus tres etapas. El 58% del total de la energía renovable generada se utiliza para la producción de aluminio.

Sin embargo, meses atrás, la compañía anunció la cuarta etapa con una inversión de 130 millones de dólares. Constará de 18 aerogeneradores de 4,5 MW de potencia nominal y la obra estará a cargo de Infa S.A., que proyecta su finalización y el funcionamiento pleno del parque para diciembre del 2023.

Esta nueva etapa sumará 81 MW de potencia a la actual producción de energía renovable del Parque Eólico.

Compartir: